sábado, 28 de noviembre de 2015

Con mi nombre no ... por Enrique Alonso

Occidente en sus distintas versiones, es cristiano (católicos, protestantes, anglicanos, ortodoxos) y según Cristo, debemos de poner la otra mejilla cuando nos agreden, quiere decir; que no debemos de actuar por satisfacción emocional de la venganza. “El Papa” nos dice: "La experiencia demuestra que la violencia, los conflictos y el terrorismo que se alimentan del miedo, la desconfianza y la desesperación, nacen de la pobreza y la frustración". Es decir si esas son las acusas del terrorismo la solución del terrorismo pasaría por solucionar esas causas.



Mientras que la solución Cristiana y de una civilización humana, ante las agresiones pasa por lo que ha dicho el Papa Francisco. Los gobiernos europeos ven como solución el “ojo por ojo” de la Ley de Talión, solución que aplica el Gobierno de Israel contra los Palestinos y así les va. Europa desde 1990 (1ª Guerra del Golfo) la está aplicando y como vemos, en vez de acabar con la violencia ha ido en aumento.



Como países occidentales, debemos de actuar ante las agresiones sin venganza y con inteligencia. Debemos de actuar, no con el cetme y tanques, sino denunciando los negocios bañados con sangre de la oligarquía de los países occidentales. Todos sabemos que un país aislado y sin recursos, no puede ser violento ni belicoso. Por lo tanto aislemos a ISIS (Estado Islámico, EI). Eso que parece algo sencillo, con Cuba se hizo, ¿por qué no se hace lo mismo con ISIS?



Nuestros gobiernos no lo harán, porque no sería rentable económicamente para la oligarquía mundial. Dejaríamos de comprar petróleo a 20 dólares el barril cuando está a 50 y dejaríamos de venderles armas, “ellos no tienen fábricas de armas, nosotros se las vendemos”.



La guerra es el mas prospero y rentable negocio que existe para la oligarquía mundial. Solo con los beneficios del petróleo del ISIS, proporcionan ganancias de 800 millones de dólares y miles de millones, con la venta de armamento. Ellos nos venden petróleo barato, con el dinero que les damos, nos compran armamento y para mantener este mercado es necesario que los usen. La oligarquía nos ponen a los pobrecitos ciudadanos como blanco y el motivo para su uso, “la religión”. El círculo perfecto del poder económico y cuando no exista ISIS ya buscarán otros que los sustituyan.



Con los recursos que deberían de ser destinados a la sanidad, educación o pensiones, lo destinaremos a la compra del armamento, para defendernos de nuestro propio armamento que vendemos.



Mientras que nos vamos gastar cientos de millones en “nuestra defensa”Cada vez la pobreza es más severa, más profunda, más duradera en el tiempo. Actualmente el sistema de prestaciones no tiene una cobertura suficiente, no se ha avanzado en la Renta Mínima de Ciudadanía” y de garantizar a todo el mundo unos ingresos mínimos para vivir dignamente. Mientras que esto ocurre y los partidos políticos NO se reúnen para solucionarlo, si lo hacen para formar una coalición, para que la violencia siga aumentando y que sea un verdadero negocio para algunos.



Aún debemos de tener una pequeña esperanza, porque ni IU ni PODEMOS participará en este juego macabro. Que lastima del PSOE, Pedro Sánchez por motivo electoral está traicionando a los principios sociales y humanos del socialismo. En estas elecciones solo hablaran de terrorismo y de Cataluña, porque España “va de puta madre”



Este enriquecimiento de la oligarquía llevará algún efecto colateral, algunos españolitos morirán, pero no pasará nada, morirán por su patria, les pondremos unas medallas póstumas y todos calladitos y contentos, porque han muerto en la defensa de la “civilización occidental”.



No quiero que con mi nombre, se maten a islamistas ni cristianos, quiero que con mi nombre, acabe el negocio de esta guerra. No nos dejemos engañar, esta guerra se puede terminar si realmente queremos, sin necesidad de disparar un tiro a nadie y con ese dinero podremos salvar a muchos españoles que mueren en silencio y olvidados. El hambre y la miseria, matan más que el terrorismo.
Enrique Alonso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscribete